Carlos Saura: España años 50

Hoy queremos hablaros de una preciosa exposición que al equipo de ThinkArte nos ha encantado, tanto por su faceta artística y documental como por lo evocador de las imágenes que la componen. La exposición en cuestión se llama “Carlos Saura. España años 50”, la cual nos acerca un pedacito de aquel país de posguerra que tan relativamente cerca en tiempo nos queda pero tan lejano parece presentarse en nuestra memoria. La muestra se encuentra actualmente en la Fundación Cajasol de Sevilla, ubicada en pleno centro de la capital hispalense, y puede ser visitada desde el 6 de julio hasta el 2 de septiembre. ¿Queréis que nos adentremos un poco más en el universo que nos propone la exposición?

Carlos Saura: fotógrafo antes que cineasta

Si hay algo que viaja rápidamente a nuestra mente si queremos rescatar la historia de Carlos Saura son cinco palabras: gran director del cine español. Efectivamente, gran parte de la trayectoria profesional del oscense nacido en 1932 está vinculada al mundo del cine, con grandes títulos documentales como Sevillanas (1991), Flamenco (1995) o Jota de Saura (2016). Pero la realidad es que previamente a esa vida que le dio la fama le precede otra de no menor interés y calidad: la fotografía. La muestra está compuesta por un total de 92 imágenes en blanco y negro divididas en 8 secciones, que nos trasladan a comunidades geográficas como Andalucía o Castilla La Mancha, y a ciudades, pueblos y comarcas concretos como Cuenca, La Zarzuela o Sanabria. Armado con distintas cámaras según la época, Saura recorrió la España de posguerra, capturando con ellas realidades alternativas y paralelas a las oficiales. La exposición surge a raíz de la compilación de fotografías para crear un libro que tenía como objetivo mostrar la España tras las Guerra Civil que, con tan solo una tirada de 800 ejemplares, supo a poco y dio lugar a la presente muestra.

Serie Madrid y La Tarde del Domingo

Una de las ocho series mostradas es Madrid, a través de la cual el trabajo documental y fotográfico de Carlos Saura se equipara al de grandes como Brassaï con Semaine Sainte à Séville o Cartier-Bresson con su reportaje fotográfico propagandístico sobre la Guerra Civil. El fotógrafo reconoce que esta serie le acarreó una serie de problemas, pues la policía no le permitía fotografiar entornos de interés militar, e incluso fue detenido. Una de las fotografías que más llama la atención de esta reducida serie en la exposición es la que ilustró la portada del famoso libro de Ramón Gómez de la Serna, El Rastro, en el cual vemos a un vendedor de cupones sin piernas que es vigilado de cerca por lo que muchos califican como un “gris”. 

alt textOtra serie que se antoja caprichosa frente a los ojos del espectador es La Tarde del Domingo, donde la fotografía de Carlos se transforma en un elemento documental más que artístico. Para su trabajo fin de carrera, Saura debe realizar un cortometraje que decide titular La Tarde del Domingo y cuenta la vida de Clara, una joven de pueblo que huye de su hogar en busca de un futuro prometedor y pasa sus tardes libres en los salones de baile de Madrid intentando buscar novio. Para documentar este trabajo cinematográfico, Saura se trasladó en varias ocasiones a los salones de baile de la capital, para conocer en primera persona el desarrollo de la vida en dichos espacios: faldas en movimiento, altura de tacones o expresiones faciales fueron los puntos de interés en su fotografía.

Serie Cuencia y Paisajes, pueblos y gentes de Cuenca

La serie más personal de la exposición es la que comienza en Cuenca, zona a la que la familia Saura debió trasladarse para que el hermano mayor, el pintor Antonio Saura, pudiera recuperarse de la tuberculosis contraída por la guerra. Ahí encontramos a un Saura joven, ansioso de experimentar la vida a través del objetivo de su cámara y es donde podemos conocer la estética que prevalece en su obra: los contrastes entre blancos y negros, luces y sombras. El artista reconoce que le gustaba formar parte de todo el proceso de concepción de la imagen, desde que dispara el objetivo hasta que tiene la fotografía en sus manos. Por ello, Carlos Saura revelaba sus propias imágenes, interviniendo directamente en el resultado final. A raíz de este primer trabajo en Cuenca, Saura regresa a la zona en repetidas ocasiones para documentar las formas de vida, donde vemos ya a un fotógrafo mucho más maduro que cuida composiciones, escalas y encuadres.

alt text

Serie Andalucía

Esta es la serie de mayor número de ejemplares en la exposición de la Fundación Cajasol, posiblemente porque se desarrolla en la tierra. Igualmente, es la sección donde más tiempo pasan los visitantes, intentando adivinar dónde fueron tomadas las imágenes y si son capaces de reconocerlas (las fotografías no están acompañadas de cartelas). Partiendo siempre de elucubraciones, adivinamos que Carlos Saura viajó a la zona de la Sierra Mágina jienense así como es posible que sintiera atracción por las cuevas granadinas habitadas por población gitana.

alt text

Sin duda alguna, esta exposición se presenta tanto al sevillano como al andaluz y al turista que pase por la capital como una cita ineludible, que nos acercará a la faceta más desconocida del gran cineasta español, así como a la España que hace poco vivieron en primera persona muchos de los españoles. La muestra abre de lunes a sábado de 11 a 21 horas y domingos y festivos de 11 a 18 horas durante el mes de julio; en agosto la exposición abre de lunes a domingo de 10 a 14 horas.

dejar comentario:

Para poder escribir un comentario, es necesario que estés registrado.